Enfermedad Celiaca

Una enfermedad la cual ha aumentado su prevalencia es la enfermedad celíaca, se conoce como una enfermedad intestinal provocada por una reacción autoinmune al gluten, hordeínas y secalinas, en individuos genéticamente predispuestos. .

Los causantes de la enfermedad celíaca aún no están del todo determinados, aunque se logrado identificar que factores genéticos, ambientales e inmunológicos participan en su desarrollo.

Personas en todo el mundo son afectadas por esta patología, sin distinción etarea, provocando trastornos en múltiples órganos y sistemas. En el mundo su es alrededor del 1%, aunque se estima que ésta es aún mayor por un bajo diagnostico real.

Clinicamente la enfermedad celíaca se clasifica en clásica, silenciosa y latente. La forma mas común se caracteriza por manifestaciones clínicas e histológicas; la silenciosa por la presencia de lesiones histológicas en ausencia de síntomas, y la forma latente por la presencia de anticuerpos positivos en ausencia de lesiones intestinales y manifestaciones clínicas.

Lamentablemente la mayoría de los pacientes presentan la forma silenciosa, lo cual explica el bajo diagnostico real .

Síntomas intestinales

  • Malestar o dolor abdominal.
  • Distensión abdominal.
  • Diarrea.
  • Esteatorrea (pérdida de grasa en las deposiciones).

Síntomas extraintestinales

  • Retardo del crecimiento.
  • Fatiga.
  • Anemia.
  • Epilepsia de causa no aclarada.
  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Aftas bucales.
  • Estomatitis.
  • Defectos dentales.
  • Caída del pelo.
  • Erupciones de la piel.
  • Fragilidad de las uñas.
  • Alteración de las pruebas hepáticas.
  • Entre otros.

Estos síntomas se deben a la deficiencia nutricional , producto de la mala absorción de los alimentos, producida por el daño de las vellosidades de la mucosa intestinal.

El diagnóstico debe ser confirmado a través de tests serológicos (anticuerpos antiendomisio y/o anti-transglutaminasa) y una biopsia de intestino concordante.

Histológicamente, se caracteriza por la presencia de linfocitos en el epitelio intestinal, aumento de las criptas y atrofia de las vellosidades. Estas alteraciones se desarrollan de manera progresiva y están determinadas por la cantidad de gluten presente en la dieta.

Por su contexto hereditario, se sugiere un estudio serológico a todos los parientes de primer grado (padres, hermanos e hijos) de estos pacientes.

Aunque en la gran mayoría de los pacientes la dieta es el único tratamiento, la adherencia a ésta es baja, dado la dificultad de mantenerla en el tiempo. Los síntomas y las alteraciones endoscópicas e histológicas remiten absolutamente con una dieta sin gluten y reaparecen cuando esta proteína es reintroducida en la dieta.

Alimentos como la carne, el pescado, el arroz, los vegetales y las frutas por sí solas no contienen gluten, de manera que pueden ser ingeridas sin mayor dificultad y con buena tolerancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *